Todo lo que necesitas saber sobre las novedades en la normativa CPR de cables en 2021

La normativa CPR (Construction Products Regulation) establece los requisitos necesarios para que los productos de la construcción sean seguros desde el punto de vista de su comportamiento frente al fuego. Desde el 1 de julio de 2017, esta normativa es de obligatorio cumplimiento para todos los cables que se instalen en edificios, y su objetivo principal es reducir los riesgos de incendio y garantizar la seguridad de las personas.

En este artículo, te contaremos las novedades en la normativa CPR de cables que deberías conocer si eres un profesional del sector o simplemente si estás interesado en la seguridad de tu hogar.

En primer lugar, debes saber que las categorías de reacción al fuego se han modificado, pasando de 7 a 5 clases. Estas nuevas clases están diseñadas para ser más precisas en la medición del comportamiento de los materiales frente al fuego. Además, se han definido requisitos específicos para cada clase, lo que facilita la selección del cable adecuado en función de su aplicación.

Por otro lado, en cuanto a la documentación que debe suministrarse junto a los cables, se han establecido normas mucho más estrictas que antes. A partir de ahora, los fabricantes deberán incluir información detallada sobre los resultados obtenidos en las pruebas de reacción al fuego, así como la clasificación del cable, la fecha de fabricación y los criterios de evaluación que se han utilizado. Esto, sin duda, será una gran ayuda para los profesionales que necesiten seleccionar los cables más adecuados para su instalación.

Otra novedad importante es que se han unificado los procedimientos de prueba que deben realizarse en todos los países miembros de la Unión Europea, por lo que no debería haber diferencias significativas en la forma en que se evalúa un cable en cada país. Esto aumenta la transparencia y garantiza que se está aplicando la misma normativa en cualquier lugar de la UE.

ES INTERESANTE  Descubre URA SPOT: La tecnología LED que revoluciona la iluminación

En cuanto a las etiquetas que deben llevar los cables, ahora son mucho más intuitivas y fáciles de entender para el usuario final. Además de incluir la clasificación del cable, se han añadido pictogramas que indican si el cable es apto para su instalación en lugares con alta concentración de personas, si es resistente a los rayos UV o si es retardante al fuego, entre otras características.

En definitiva, la nueva normativa CPR de cables establece unos requisitos más estrictos en cuanto a la seguridad contra incendios, lo que contribuye a la protección de las personas y los bienes. Si eres un profesional del sector, es fundamental que conozcas estas novedades y las apliques en tu trabajo diario. Y si eres un usuario final, no dudes en preguntar a tu instalador acerca de la clasificación del cable que te está instalando y las características de seguridad que ofrece.

Deja un comentario